Información sobre el corcho natural

En el Mediterráneo prevalecen las condiciones óptimas para el cultivo de corcho natural que se obtiene de la corteza del alcornoque. Las fuertes lluvias, sequías muy cortas, invierno suave y el suelo fértil, son ideales para el desarrollo adecuado de los alcornocales. El corcho es la corteza de los alcornoques, que se encuentran sólo en ciertas zonas del Mediterráneo occidental, entre ellas, en el norte de África, el sur de Francia, Italia, España y Portugal.

Alcornoque en todo el mundo crece en una superficie de 2,5 millones de hectáreas. La mayor superficie de los bosques de alcornoque están en Portugal, donde en los últimos años, se llevó a cabo una campaña de forestación de tierras baldías con alcornoques. Portugal es el hogar indiscutible del alcornoque, donde se produce la mitad de la producción mundial del corcho.

La recogida del corcho se lleva a cabo de acuerdo con las normas desarrolladas durante muchos años. La extracción del corcho es un proceso muy respetuoso con el entorno, de muy bajo impacto y obtenido de recursos renovables ya que ni siquiera requiere la tala de árboles. La extracción del corcho de alcornoque es lo que se denomina «saca del corcho», se hace sobre todo durante el mes de julio, en esta época los trabajadores denominados «corcheros" o «peladores" extraen la corteza del alcornoque.

El corcho es impermeable al agua y el aire. Protege el árbol de la pérdida de agua, contra bacterias y microorganismos, las fluctuaciones térmicas, así como los incendios, que a menudo se producen en áreas de su ocurrencia.